lunes, 26 de septiembre de 2016

Desde Murcia

Y tengo la sensación de haber robado una vida
a la muerte que acompaño largos meses
y me van a reclamar cuando menos me lo espere
cuando yo no lo vea, cuando yo ya ni lo pida
y me aterra ese momento, quiero que la muerte espere
pagaré ese robo pronto, deja que viva mi vida
y te prometo que entonces te dejaré que me lleves
a ese limbo oscuro y fresco con un pasaje de ida
sin retorno, sin retorno.

C.Valcárcel

domingo, 4 de septiembre de 2016

El ave y el Nido por Salome Urena

REPUBLICA DOMINICANA

titulo: EL AVE Y EL NIDO


¿Por qué te asustas, ave sencilla?
¿Por qué tus ojos fijas en mí?
Yo no pretendo, pobre avecilla,
llevar tu nido lejos de aquí.

Aquí, en el hueco de piedra dura,
tranquila y sola te vi al pasar,
y traigo flores de la llanura
para que adornes tu libre hogar.

Pero me miras y te estremeces,
y el ala bates con inquietud,
y te adelantas, resuelta, a veces,
con amorosa solicitud.

Porque no sabes hasta qué grado
yo la inocencia sé respetar,
que es, para el alma tierna, sagrado
de tus amores el libre hogar.

¡Pobre avecilla!  Vuelve a tu nido
mientras del prado me alejo yo;
en él mi mano lecho mullido
de hojas y flores te preparó.

Mas si tu tierna prole futura
en duro lecho miro al pasar,
con flores y hojas de la llanura
deja que adorne tu libre hogar.

Salome Urena

lunes, 22 de agosto de 2016

Luna Vieja por Gabriel Gomez

Luna Vieja

Testigo mudo de amores, de hechizos de infieles
del pasado todo los has callado.

 Luna Vieja, acaso recuerdas como soñábamos.
 Cuantos planes hicimos?
 Todos se marchitaron al caer la Arena del tiempo
 Y el amor Luna Vieja quedo guardado
 detenido en unas cuantas fotos
que esconden su dulzura, el amor que se perdió en el tiempo.

 Y Tu testigo muda de mi frugal locura solo callas.
 Solo aúlla en el silencio de la noche que cada día
me acorrala más en su negrura.
 Un débil lobo que muere en mi senil memoria
 Solo el recuerdo de tus suspiros, de tu amor.
 De tus abrazos que estremecían mi singular figura.

 Luna vieja testigo muda de plateada cabellera,
 tus rayos nos bañan de nostálgicos recuerdos.
 Que se ahogan en el mar pasado de nuestras ilusiones.
 Bésame luna vieja, ya mi alma se lleno de ti,
 ya mi pecho romper quisiera para sacarme del fondo
esta hechicera . que se quedo grabada aquí, aquí. Aquí. Aquí.iiiiiii

viernes, 19 de agosto de 2016

Jardin del Amor por Angelita Sevilla

JARDIN DEL AMOR

Alegre la mariposa,
volaba de flor en flor,
se posa aquí en una rosa,
un clavel o un girasol.

Olor a tierra mojada,
en los campos de color.
El sol con sus  rayos tenues
apenas si da calor.

Corre una brisa suave,
que trae aromas de flor.
jazmines y rosas blancas
como copitos de nieve,
clavel rojo reventón.

Toda la flor que se mueve,
exhala su propio olor.
Paseo de los que se aman.
Es el jardín del AMOR

Angelita Sevilla.

jueves, 18 de agosto de 2016

He Cometido El Peor de Los Pecados...

He cometido el peor de los pecados
que un hombre puede cometer.
No he sido feliz.

Que los glaciares del olvido
me arrastren y me pierdan, despiadados.

Mis padres me engendraron para el juego
arriesgado y hermoso de la vida,
para la tierra, el agua, el aire, el fuego.

Los defraudé. No fui feliz.
Cumplida no fue su joven voluntad.
Mi mente se aplicó a las simétricas porfías del arte,
que entreteje naderías.
Me legaron valor. No fui valiente.
No me abandona.

Siempre está a mi lado
La sombra de haber sido un desdichado.

 Jose Luis Forges

lunes, 15 de agosto de 2016

El final de mis días , por Alfredo Cortes Camacho

En el final de mis días
-ya es nieve lo que antes fuego-
preso de melancolía
busco silencio y sosiego.
No pensar, no recordar,
olvidarme del que fuí
y vivir en soledad
lejos, muy lejos de mí
-------------------------------------
Alfredo Cortés Vamacho

martes, 9 de agosto de 2016

El grito del silencio por Manuel Cornejo


EL GRITO DEL SILENCIO

Nuestros hijos ya se fueron
y no se oyen sus pasos,
con sus falta nos cayó
nuestra cruz de solitarios
y así pasamos la vida
de soledad condenados

Con la añoranza en la mente
se van los días pasando,
y nos quedamos dormidos
como dos niños cansados.

Silencio por todas partes,
con la vista nos hablamos,
que sólo con la mirada
sabemos comunicarnos.

Que la palabra se ha roto
con el vaivén de los años,
y una pena amarga y lenta
nos sella ya nuestros labios.

Silencio por los rincones
de negra sombra enlutado,
los duendes de la tristeza
nos llevan ya de la mano.

Que no es triste solamente
el llegar a ser anciano,
es la maldita penumbra
que nos deja esclavizados
y esta triste soledad
que los dos solos llevamos.

Se fueron ya nuestros hijos
llenos de sueños dorados,
como nosotros hicimos
en nuestros jóvenes años,
cuando  la ilusión lucía
su atuendo de abril y mayo.

Hoy ya quedamos los dos
al silencio sentenciados,
a una cárcel de recuerdos
con rejas de puro llanto.

.oOo.

-Manuel Cornejo González-